El IPC y el “costo de vida”

marzo 6, 2010 by Inflación-Verdadera Leave a reply »

En los últimos días, los directores del INDEC han intentado justificar la diferencia entre los índices de precios oficiales, como el IPC, y la percepción de inflación que tiene la gente en la calle mediante el siguiente argumento: que el IPC no mide la "inflación" ni e el "costo de vida" y que, en todo el mundo, la gente siempre tiene una percepción de inflación diferente de lo que miden los institutos de estadística.

Hay varias falacias con este argumento:

1) En cualquier país del mundo, cuando alguien habla de "inflación", tradicionalmente se refiere al aumento porcentual de un índice de precios al consumidor. En el caso de Argentina, siempre ha sido el IPC.

2) Es un tecnicismo engañoso decir que el IPC no es un índice de "costo de vida". El argumento teórico es que para medir el costo de vida hay que considerar las sustituciones de productos consumidos por la población cuando hay cambios en los precios relativos. Por ejemplo, si aumenta la carne de vaca pero no la de cerdo, mucha gente va a comer menos carne de vaca y más de cerdo. El IPC no tiene en cuenta esta sustitución y por lo tanto, sobreestimaría la inflación del "costo de vida".

Sin embargo, hay varios contra-argumentos al tecnicismo del INDEC:

a) En Argentina, actualmente hay aumentos generalizados de precios en todas las categorías de productos. Los cambios en los precios relativos, si existen, son pequeños y muy temporales. Por lo tanto, el IPC es un buen estimador del costo de vida.

b) La sustitucion del consumo hacia productos más baratos puede reflejar una caída en la "calidad" de vida. Nadie puede argumentar en la Argentina que comer carne de vaca es lo mismo que comer carne de cerdo (el argumento teórico asume que el nivel de vida es constante cuando uno sustituye entre los dos tipos de carne).

c) Un verdadero índice de costo de vida también deberia medir cambios en el consumo de otros factores cuyo precio es dificil de medir, como el deterioro en el nivel de seguridad que experimentamos los argentinos. En ese sentido, el IPC subestima la inflación del "costo de vida".

3) Las diferencias entre las estimaciones privadas y del INDEC no son metodológicas y nunca ocurren en otros países del mundo. En este sitio, por ejemplo, utilizamos exactamente las mismas metodologías que usaba el viejo INDEC para medir los índices de Alimentos y Bebidas. La comparación directa con los índice de Alimentos y Bebidas del INDEC arroja diferencias inexplicables. Estas diferencias no ocurren en otros países. A modo de ejemplo, incluímos abajo un gráfico extraído de uno de nuestros trabajos académicos, donde computamos índices similares a los que publicamos en esta página para cuatro países latinoamericanos. El gráfico compara la inflación oficial con nuestros índices en Argentina, Brasil, Chile y Colombia para el período de noviembre de 2007 a noviembre de 2008. En todos los países, con la excepción de Argentina, ambos índices (oficial y "privado") dan resultados muy parecidos. Sólo en Argentina la diferencia es notable: 8% de inflación oficial y 23% de inflación "privada". 

 

 

Más infromacion de precios en www.inflacionverdadera.com

.